Otro

6 consejos de la abuela para limpiar su plancha

6 consejos de la abuela para limpiar su plancha

Nada es más doloroso que notar rastros antiestéticos del hierro en su ropa preciosa, o notar que el hierro se pega cada vez más a la tela durante el planchado. Para evitar estos inconvenientes, es suficiente limpiar la suela de su plancha. Afortunadamente, los trucos de la abuela son legión.

Consejo 1: piedra de arcilla (o piedra blanca)

Antes de comenzar la limpieza grande, recuerde desconectar su plancha para máxima seguridad. Esta pasta natural basada, entre otras cosas, en copos de jabón y polvo de roca, no es agresiva ni para el hierro ni para las manos. Remoje una esponja pequeña o un paño simple de piedra de arcilla (que se encuentra en tiendas de bricolaje) y frote la suela de su plancha antes de limpiarla.

Consejo 2: peróxido de hidrógeno

Humedezca un paño con peróxido de hidrógeno que pasará sobre la suela de su plancha. Una vez hecho el gesto, limpie bien la plancha con un paño limpio. El resultado es asombroso.

Consejo 3: limón

Una simple propina de abuela tan buena como buenos días. Corte un limón por la mitad y frote la suela de la plancha con la fruta en rodajas. Una vez que su plancha esté bien impregnada, pase un paño humedecido con agua sobre ella.

Consejo # 4: bicarbonato de sodio

Pase un paño humedecido con una solución que mezcle agua caliente y bicarbonato de sodio (cuente aproximadamente una cucharada de bicarbonato de sodio por una taza de café con agua caliente). Finalmente, pasa una esponja ligeramente húmeda sobre tu plancha para eliminar la mezcla.

Consejo 5: el solvente

Si su plancha comienza a pegarse a la ropa, límpiela con un paño empapado en solvente. Finalmente, limpie todo con una toalla limpia.

Consejo n ° 6: vinagre blanco caliente

Vinagre blanco, este ingrediente milagroso. Limpie la suela de su plancha con un paño empapado en vinagre blanco cálido antes de limpiarlo con un paño limpio. Del mismo modo, no dude en agregar un poco de vinagre al tanque para limpiarlo. ¡La punta de una abuela imparable!