Consejos

4 consejos para guardar la ropa de casa

4 consejos para guardar la ropa de casa

Ah la ropa de casa! Nos causa mucha preocupación a todos ... ¿Dónde guardarlo y cómo? ¿Cómo mantenerlo limpio? Tantas preguntas con múltiples respuestas. Para ayudarlo a ver un poco más claramente y permitirle configurar una manera de almacenar la ropa de casa que más le convenga, aquí hay algunos consejos.

Consejo N ° 1: elija un método de almacenamiento y manténgalo

Este es el consejo más obvio y, sin embargo, un paso esencial. Antes de siquiera pensar en comprar nuevos muebles de almacenamiento o ropa de cama nueva, piense en cómo funciona su chimenea. ¿Cuántas personas son responsables de cambiar sábanas y toallas allí? Si un miembro de la familia se encarga de toda la ropa, ¿tal vez sería mejor guardar sábanas, toallas y paños de cocina limpios en el mismo lugar? Por el contrario, si todos están a cargo de su propia lavandería, sin duda será más práctico proporcionar espacio de almacenamiento en cada habitación y baño.

Consejo N ° 2: almacene cada surtido de ropa cerca de su lugar de uso

Esta solución, si le conviene, puede resultar muy práctica, especialmente si no tiene el espacio necesario en su área de lavado para almacenar todas las sábanas. Por lo tanto, cada vez que cambie sábanas, toallas o paños de cocina, siempre tendrá a mano los reemplazos.

Consejo # 3: optimiza los espacios existentes

Una unidad de almacenamiento puede ocupar mucho espacio. En lugar de apresurarse al vestuario normando en la tienda de antigüedades local, piense en la eficiencia. Al pie de tu cama, opta por un cofre acolchado en lugar de un banco simple. En su baño, una hermosa columna de estante, no necesariamente muy ancha, también servirá. En cuanto a los paños de cocina, dedíquele un pequeño cajón.

Consejo N ° 4: mantenga la ropa limpia en un lugar cerrado

Almacenado al aire libre (en el estante de un baño, por ejemplo), su ropa limpia recogerá rápidamente el polvo y se ensuciará incluso antes de que pueda usarla. Por lo tanto, es importante mantenerlo en un lugar seco y limpio. Un simple armario cerrado o cajas selladas almacenadas debajo de una cama harán el truco.